“Alabar a Dios es uno de los actos más sublimes y puros de la religión. En la oración actuamos como hombres; en la alabanza actuamos como ángeles.”

Autor: Thomas Watson